Cómo elegir los zapatos adecuados para correr

Es increíble como solemos olvidar la importancia del calzado en nuestras actividades.

Solemos pensar nada más que debe ser presentable o que podamos pagarlo. Sin embargo, además de servir a la función de ayudarnos a vernos presentables, también deben ser cómodos y adecuados a la función que desempeñarán… todo para el cuidado de nuestros pies y nuestra salud en general.

Si tu deporte es correr o quieres iniciarte en esta disciplina, los zapatos para correr son el equipo de ejercicio más importante que usa cualquier corredor.

Pero elegir entre la vertiginosa variedad de zapatos o tenis para correr en las tiendas deportivas puede parecer abrumador a veces. Hay innumerables marcas, estilos y categorías para elegir.

Entonces, ¿cómo elegir los mejores zapatos para correr antes de comenzar un programa de ejercicios?

Comenzaremos desde el principio, y esto significa con determinar tu tipo de pie: ¿Tienes los arcos altos, los pies planos o normales? ¿No lo sabes? Entonces haz la “prueba húmeda” para averiguarlo.

Moja tus pies y haz huellas en una bolsa de papel o papel en blanco. Si ves casi toda tu huella, tienes los pies planos, también conocidos como arcos bajos.

Si ves solo el talón, la bola de tu pie y la línea delgada fuera del pie, tienes arcos altos. ¿Ves aproximadamente la mitad de tu arco? Tienes pies normales.

Esta es una manera rápida y fácil de determinar tu tipo de pie y el elegir zapatos para tu tipo de arco puede ayudarte a prevenir lesiones relacionadas con el ejercicio.

Ahora seguimos con tu andar.

La pronación, es la forma en que tu pie toca el suelo durante la carrera, lo que también puede afectar el tipo de zapato que debes comprar.

Los corredores con arcos altos tienden a subprotonar, lo que significa que el pie no gira hacia adentro lo suficiente como para absorber efectivamente los impactos, mientras que los corredores de pies planos tienden a sobrenrotar, lo que significa que el pie rueda demasiado hacia adentro, lo que puede causar un esfuerzo excesivo y con ello provocar dolor.

Incluso si sabes que eres de pies planos o tienes arcos altos, no siempre puedes predecir la forma en que tus pies darán el paso.

Para determinar cómo tu pie toca el suelo mientras corres, ve a una tienda especializada para obtener retroalimentación sobre tu modo de andar.

Con la información anterior ya tendrás una mejor idea. Esto porque los zapatos para correr vienen en tres categorías principales:

  • Control de movimiento
  • Estabilidad
  • Neutral-amortiguado

Las personas con pies planos funcionan mejor con calzado de control de movimiento o de estabilidad ya que previenen el movimiento excesivo del pie.

Si tienes arcos altos y poca pronación, usa zapatos con cojines neutros. Este tipo de pie necesita más protección contra impactos.

Los corredores con arcos normales y pronación normal suelen hacerlo bien con cualquier tipo de calzado para correr.

Y como tercer punto: compra un medio número más grande de lo normal.

Los pies se hinchan durante la carrera, lo que puede causar ampollas y dolor en los dedos debido a los zapatos para correr que se amontonan en la parte delantera del pie.

Para compensar la hinchazón, al comprar una media talla más grande de lo normal ayudará con este problema. Un ejemplo es que si compras unos zapatos de vestir talla 8 1/2, deberías comprar un zapato para correr de talla 9.

Un par de consejos adicionales… Compra la misma marca de zapatos.

Puede llevarte algo de prueba y error, pero una vez que encuentres un zapato para correr que te funcione, lo mejor es no cambiar.

Debes considerar que el calzado es importante para esta actividad física y no vale la pena exponer tus pies ni tu salud por ahorrar unos pesos. Y más aún si tienes pie diabético… tu salud lo vale y tus pies te lo agradecerán.

Y por último, reemplaza tus zapatos cuando ya sea necesario. Esperar demasiado tiempo para comprar nuevas zapatillas para correr puede provocar dolor en el pie.

La amortiguación en los zapatos para correr se desgasta después de los 400 a 800 km dejándote vulnerable al dolor en el pie y otras lesiones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *