Las peores excusas para cancelar una cita

Tener un trabajo tan demandante, que absorba gran cantidad de tu tiempo, hace que tengas que buscar nuevas formas de socializar. En mi caso, como empleado que labora 12 horas o más en una fábrica que construye, arma, arregla y exporta piezas de router cnc tuve que recurrir a sitios de citas o a que amigos o amigas me presentaran chicas por Facebook, lo cual me llevó a tener un par de citas, pero también a escuchar las peores excusas para cancelar una salida, las cuales les quiero compartir y espero ustedes también se animen a revelar las suyas, ya sea que se las hayan dicho o que ustedes las hayan aplicado y no fueran verdad.

Hace unos años, una amiga de la universidad me comentó que una de sus amigas estaba soltera, que creía que era de mi tipo y que si me interesaba conocerla. No le veía nada de malo, así que acepté, me pasó su Facebook y la agregué al instante. Vi que estaba conectada y sin pensarlo dos veces inicié la conversación, era su cumpleaños, por lo que al parecer yo fui su regalo. Charlamos por un par de semanas, nos hicimos amigos y ya sentía la necesidad de querer conocerla, así que la invité a salir, ella aceptó, pero vino la primera cancelación. “Me van a quitar las muelas del juicio”, no vi nada de raro en su excusa, le dije que esperaba todo saliera bien y que dejaríamos nuestro encuentro para otro día.

Pasaron las semanas y cuando según ya estaba mejorada, volví a invitarla a salir. Aceptó y el día en que nos veríamos en una plaza para ir al cine decidió cancelar una hora antes del encuentro, justo cuando yo ya iba en camino, pues no me quedaba tan cerca. Me comentó que tenía un problema familiar y debía ir a León, Guanajuato, para asistir al velorio de un familiar no tan cercano para ella, pero sí para su familia. Que mala suerte, pensé. Aún así era la primera vez que tenía tanta mala suerte, así que lo dejé pasar y volví a invitarla a salir justo cuando ya llevábamos tres meses de conocernos por vía electrónica. Sin embargo, el resultado fue el mismo. Dijo que sí quería conocerme pero que el día que había vuelto a elegir no podía, tenía que ir a una entrevista de trabajo y que después regresaría a casa.

Ahora les diré por qué fueron las peores excusas y cómo perdí mi dignidad frente a ella. Las muelas del juicio ya se las habían quitado hace algunos años atrás y resulta que ese día su exnovio la volvió a buscar, por lo que le removió los sentimientos. Su novio vive en León, así es, el lugar al que fue a un presunto velorio. Pues según mis fuentes, es decir, mi amiga de la universidad fue a hablar con él y donde al parecer decidieron darse una nueva oportunidad, pero para no romper mi corazón, no quería negarse a conocerme. El día de la entrevista de trabajo, esa sí fue real, pero después de realizarla se fue a tomar una cerveza con sus amigas y… adivinaron, con su ex, quien estaba de visita en la Ciudad de México.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *